Créditos

Los músicos: Jaume Pla,Toni Molina, Paco, Richie,
Genís Bou, Martí Cortadellas, Jack McGee, Pep Becerra, Genís Figa y el mar.

Escrito y producido por Jaume Pla
Todas las canciones de Jaume Pla

Diseño de Ramon Ponsatí
Imágenes de Pancho Tolchinsky

 

Nota de prensa original (2003)

La soledad y las ausencias han dado grandes discos en la historia del pop. El último de la lista es el de Mazoni, el proyecto individual de Jaume Pla, un tercio de Holland Park.

Evocador e intimista, 7 songs for a Sleepless night presenta preciosas melodías creadas a partir de la soledad y de la tristeza. Encontramos toda la gradación de los colores fríos, desde el azul mediterráneo ("Ocean") hasta el blanco de la nieve de Finlandia. Intenso en emociones, el disco de Mazoni flota en la derrota y se vierte en unos textos escapistas y desesperados donde predomina la primera persona. "You and me" es una verdadera road movie, una huida dylaniana.

Como en los discos de Holland Park, Jaume Pla vuelve a demostrar su facilidad para crear grandes melodías. Pero va mucho más allá. El disco de Mazoni es un excepcional trabajo de estudio que enlaza Brian Wilson y Bernard Hermann con la indietrónica del siglo XXI; la electrónica doméstica al servicio de la mejor tradición del pop, como se puede comprobar en los domingos o Golden cage. Las armonías vocales y los arreglos puntuales de cuerda y de viento completan un disco preciosista y rico en detalles.

El disco ha sido producido de manera casi espontánea, grabado a altas horas de la madrugada en un estudio doméstico del Empordà. Jaume Pla ha grabado casi todos los instrumentos y las voces, sólo con colaboraciones puntuales de algunos músicos amigos.

 

 

Nota de prensa reedición (2012)

Mazoni es hoy uno de los músicos más reconocidos del panorama musical catalán, reconocido gracias al éxito de discos como Euforia 5 - Esperança 0 o el reciente Fins que la mort ens separi, que le han llevado a actuar en los escenarios más prestigiosos, desde del festival South By Southwest, en Texas, hasta el Palau de la Música.

Pero las cosas eran muy diferentes en el año 2003, cuando se gestó 7 songs for a Sleepless night, la perla oculta de la discografía de Mazoni, que después de un tiempo completamente descatalogada ahora recuperamos en formato vinilo.

Recapitulemos. En el año 2003, Jaume Pla formaba parte de Holland Park. Pero empezó a escribir una serie de canciones personales que no encajaban en la máquina engrasada y potente, a caballo entre el rock y electrónica, que era el grupo en ese momento. Se puso a grabarlas en la soledad del estudio doméstico, tocando casi todos los instrumentos con la colaboración de algún músico amigo. Se trata de un disco producido de manera casi espontánea, grabado a altas horas de la madrugada. Entre el montón de canciones acumuladas, finalmente en escogió siete que dibujaban a la perfección el momento que estaba viviendo.

Y así nació 7 songs for a Sleepless night. La soledad y las ausencias han dado grandes discos en la historia del pop. Y este disco es la aportación de Mazoni en la lista. Intimista y evocador, presenta preciosas melodías nacidas del aislamiento y la tristeza. Aparece toda la gradación de los colores fríos, desde el azul mediterráneo ("Ocean") al blanco de la nieve de Finlandia. Intenso en emociones, el disco de Mazoni flota en la derrota, apuntalado por unos textos escapistas y desesperados, casi siempre en primera persona. "You and me" es una verdadera road movie, una huida dylaniana y una canción clave en la obra de Jaume Pla.

Como la mayoría de sus discos, Jaume Pla demuestra aquí su facilidad para crear grandes melodías. Pero va mucho más allá. 7 songs for a Sleepless night es un excepcional trabajo de estudio que enlaza Brian Wilson y Bernard Hermann con la electrónica doméstica, al servicio de la mejor tradición del pop, como se puede comprobar en "On Sundays" o "Golden Cage". Las armonías vocales y los arreglos puntuales de cuerda y viento completan un disco preciosista y rico en detalles.

 

 

Letras

Ocean

Look at the ocean / and feel how it takes you in his arms / where you can sleep in peace / Deep in the beachwood / the sun wants to shine on each teardrop / and all it’s so clear / A fairy called Sedna / pale skin and blue hair / takes my hand and whispers to me / I come from the sea / I come from the stars / I come from the trees / and I want to come back / She fuses with leaves / when I try to steal a kiss / Her last words were you’re a part of it.

On sundays

Sunlight through my window illuminates my careless room / all my clothes and my records are some witness of the rebel / and they lie on the floor from my bed to the kitchen / they remind me that it’s sunday and I have fever / Later I cook something, it’s so sad to eat alone / And scenes of last night come to me like films out of focus / and I don’t know if I should laugh or cry / and I’m nervous but I don’t feel like doing anything so I’m doing nothing / Telephone is ringing but I’m lost in the haze / I’m tired but I’m not sleepy, like a lazy city on sundays / In the late afternoon / I hang around just to find / someone in the same situation, just to share a conversation / but it doesn’t matter what we talk about / all we want is to hang out till tomorrow, we have no other path to follow.

In a coma

I would like to have no friends / I would like to have no sons / because all these things cause pain / and thought I know I’m wrong / I can’t avoid to think it in vain / I wish you couldn’t hurt me / I wish you couldn’t fail me / but it can’t be / and thought you think I’m an egoist / I can’t avoid to think it in vain / Because it should be like being in a coma / I wouldn’t like to hurt you / I wouldn’t like to fail you / The more you expect from me / the less I give to you / I can’t avoid to think that it’s true / I wish I could not feel / but isolation makes my life unreal / a sentimental exile / is an attractive lie / I can’t avoid to think it in vain.

Golden cage

She arrives arrives at home with rainy eyes / because her serial dreams were brokencrystals / and she has no shoes on / the wind was howling outside her window / She packs her suitcase and says goodbye / and there is no reply, words are still floating / and she’s closed just one door / in a big buildind, in a big city / And she runs away / she runs to stay / in a wheel of a golden cage / Like if she was inside a film / all along the strees pictures of real life / nothing else but pictures / nothing above them, garbage beneath them / She lost her suitcase in the station / and there was no connection to yesterday feelings / ans she walks to nowhere / sad like an angel, pure like a virgin.

Suddenly

A sound of little bells breaks her slee at 3 AM / she looks at her husband and she doesn’t recognize him / she things she’s around the bend / She’s thirsty and goes to the kitchen but it’s not the same / fifty windows in one wall / fifty different skies of shiny colours / suddenly she realizes that she starts to float / As she’s gone across one window she can sea / thousand pictures with no sense at all / but extremely real / and she can feel pain and joy / more than ever in her life while she lives and dies / with no relief / until suddenly she realizes that she starts to sleep

You and me

We begin again and I wonder if the end exists / we pack our things and make promises / looking from the the driving mirror / birds are trying to eat something, snow begins to fall / coats survive with two holes inside / we’re driving to the light / I hear the news on the radio, a couple robbed a band / I hear the voice of a journalist / with some kind of excitement / they throw the money just for pleasure to a rubbish bin / they could be you and me / driving to the light / There’s only one way to follow / if you have nothing else to lose / nothing can stop us now / Two cops at the petrol station show me aphotograph / two cops with their ironing uniforms / and their fucking good maners / No, I’ve never seen them before, what have they done / coats survive with two holes inside / driving to the light.

 

El disco y su contexto:
Entrevista de Dimas Rodríguez (2012)

"Cuando tenía 16 años quería cantar como Bono. escuchaba "Sunday Bloody Sunday" y quería tener esa voz. Me costó muchos años aceptar que tenía la voz que tenía y que no podría ser otro tipo de cantante".

Confesiones de un Jaume Pla próximo y transparente que, dos décadas más tarde y bajo el nombre de Mazoni, ya es una de las voces más reconocibles del pop-rock catalán. Sin tener que imitar a nadie y con una manera propia de decir y hacer, de cantar y de explicar. El músico de La Bisbal ha cultivado una trayectoria ejemplar por su capacidad de armar un cancionero sólido y convincente, en que las gemas pop tintineante junto a confesiones íntimas, experimentos o, incluso, apropiaciones tan suyas y excitantes como "La granja de Paula" (el "Maggie's Farm", de Bob Dylan, releído con indudable acierto). Pero, ¿Conocemos la historia que se reúne alrededor del inspirado "7 songs for a Sleepless night", disco gestado en el año 2003 en un momento de incertidumbre personal del artista? Justo cuando aún formaba parte de los ponderables Holland Park, Jaume Pla escribió siete composiciones de pop lisérgico y confesional, generosas en arreglos y detalles y empapadas a las fantasías de Brian Wilson, The Beatles y otras primeras espadas. Descatalogado y convertido en una pieza de culto, "7 songs for a Sleepless night" acaba de ser reeditado en vinilo por el sello Bankrobber. Una vez más, la ventana queda abierta para que nos subimos y conozcamos y reconozcamos la artista.

¿Qué impresión has tenido cuando has vuelto a escuchar 7 songs for a Sleepless night?

Una vez al año escucho todos mis discos y me sorprende bastante como los recuerdo de diferentes. Es como un antes y un después. En este caso, el "7 songs ..." me traslada a una época personal un poco oscura. Pero, por otra parte, es un disco que me gusta mucho y la gente que me conoce siempre me dice que es uno de mis discos que les gusta más.

Hay muchos discos excelentes compuestos bajo una situación personal crítica.

Sí, sí, en mi caso estaba pasando por una época donde veía que la música era mi día a día. Y empecé a agobiarme mucho. Me implicaba demasiado y estaba harto y muy confundido y decidí irme y hacer un viaje largo. Pero antes, con la ayuda de mi amigo Nitis, diseñé manualmente unas 30 o 40 copias del disco y las repartí entre los amigos, etc. Cuando estaba a punto de irme quedé con la gente de Bankrobber y les dije: yo me voy de viaje, pero he hecho esto. Les gustó mucho y decidieron sacar el disco. Es un gesto que tuvieron conmigo y que siempre se lo tendré en cuenta. Apostaron por mí y yo no les prometía nada. Les dije lo peor que te puede decir un músico: "Mira, ¡Paso de esto!"

Entonces 7 songs for a Sleepless night era como una carta de despedida?

Sí, sí, era una carta de despedida del oficio, de la música! Yo lo quería dejar! Era mi último disco como músico! Después, una vez en el extranjero, estuve tocando mucho por la calle y, de golpe, me di cuenta que me había equivocado. Mi problema era que yo estaba harto del negocio de la música, pero hacer música me flipaba. Lo pude distinguir y pensé: si no me gano la vida haciendo música me da igual, pero pienso divertirme haciendo música. Y, después, justamente me he acabado ganando la vida haciendo música!

Ahora, decidiste despedirte por la puerta grande con un disco muy rico en arreglos y detalles. Quizás el disco más lleno de toda tu discografía. Incluso te atreves con un tema instrumental.

Quería hacer un tipo de canción diferente de las que había hecho hasta ese momento con los Holland Park. Donde no importara la duración y donde hubiera lugar para instrumentales como, por ejemplo, "Blue", que es un homenaje al compositor Bernard Herrmann y los temas instrumentales que hizo Brian Wilson en discos como el Pet Sounds. Me interesaba tener muchos timbres y arreglos. Muchas líneas de las cuerdas y los vientos las hice intuitivamente. No tengo estudios de armonía, pero recuerdo que me venían las melodías en la cabeza. Fue un proceso de grabación muy largo porque empezaba, después dejaba descansar el disco, lo volvía a recuperar, llamaba a los amigos para que colaboraran, etc... Un día, podía grabar con el minidisc un par de baterías con Toni Molina y el otro lo podía dejar estar porque m'encallava. Tenía más temas, pero al final lo dejé en siete. De hecho, dos de las tres canciones que hice para el segundo disco de los Holland Park, Things were easier when we played music (2003), provienen de estas sesiones en solitario.

Es curioso el contraste que se establece entre la imagen gráfica del disco, tan luminosa, con las letras que escribiste, más angustiosos y evocadoras. En cierto modo, la luz está muy presente, aunque es un disco grabado en tu habitación, en tu estudio doméstico, y de madrugada.

Es un disco muy íntimo, en el fondo. Un disco que genera la sensación de que quiere salir de algún sitio. La imagen es como si estuvieras en un lugar oscuro y intentaras ir hacia la luz. De hecho, todas las canciones intentan ir hacia la luz.

Hacia una luz o hacia un océano que podría ser un símbolo de libertad. En los agradecimientos finales del disco también citas el mar.

Sí, sí, me gustaba la idea de ver el mar como un músico más del disco. Las olas que puedes escuchar el tema "Ocean" voy grabarlas en la playa de Pals. No quería coger de ninguna librería musical. Precisamente, uno de los recuerdos más bonitos que tengo del disco es tumbarme de noche en la playa con la guitarra acústica. Solo, sin ningún ruido y tocando la guitarra. No siempre es tan mágico, pero en ese momento lo fue.

De hecho, hay mucha vinculación con la naturaleza en tus discos...

Es verdad. Me he dado cuenta que a partir del "7 songs ..." empecé a hablar mucho de la naturaleza en mis canciones. A lo largo de toda mi carrera hay letras que reflejan mucho amor por el mar, los ríos, el bosque, las montañas, el océano del que hablábamos. Eso no lo acabé de ver hasta que no empecé a salir de la Bisbal. Volvía a casa y me daba cuenta del valor que tenían para mí estos elementos. Salir sirve para darte cuenta del valor de lo que tienes.

Y en canciones como "Golden Cage" o "Suddenly" también usas un recurso que has repetido en canciones posteriores de tu discografía como "Caputxeta" o "Virginia i el pantà": ponerte en la piel de un personaje femenino.

Lo sabía y no lo sabía. Tienes razón, tienes razón. Me gustan las chicas y me inspiran mucho y siempre veo estas canciones como un sueño. Cuando adoptas la posición de un personaje femenino parece ser más poético, no es tan brusco como podría ser una letra cantada desde una óptica masculina. Quizá me hace gracia porque no es tan mío y según la historia que cuentes lo expresas de una manera diferente. Artistas que admiro mucho como el John Lennon ya lo habían hecho antes en canciones como "She's leaving home".

El 30 de enero de 2010 presentaste en directo en el ciclo de los Caprichos de Apolo el 7 songs for a Sleepless night, con una sección de cuerda y viento y una primera parte donde tú solo ibas contando la historia de cada canción. Además, como que el disco estaba descatalogado, ustedes grabar el concierto. ¿Qué significó para ti este reencuentro con un material tan personal?

Todo iba bien, revisaba los arreglos con cuerdas, con vientos, etc... Pero, de golpe, me volvió a salir todo. Tres días antes del bolo me afectó demasiado volver a cantar de nuevo las letras y acordarme de aquella época de mi vida. Pero me tenía que sacar la espina. Es un disco que, como te decía antes, gusta mucho a todos los de la discográfica, amigos, etc..., pero que no se había podido presentar nunca en condiciones porque me fui a viajar por Europa y, después, cuando volver estaba solo y no lo pude tocar, aunque algunas canciones sí que las he ido haciendo. Pero recuerdo que cuando terminó el concierto especial de los Caprichos, me encontré Jordi Pi, uno de los socios amigos del sello, y ambos estábamos con esa sensación que te queda cuando sabes que has cerrado algo que tenías pendiente.

¿Qué has aprendido del "7 songs ..."?

Se puede explicar con "You and me", la última canción que sale en el disco. Justo el día antes de componerla, decidí que quería hacer una novela. No sé porqué, pero me obssesioné con la idea de hacer una novela. Entonces, empecé a escribir de manera muy constante y compulsiva durante todo el día e hice un primer capítulo. Me fui a dormir, pero no sé qué me pasó durante la noche y me desperté. De repente, repasé todo lo que había escrito, vi que no valía nada y pensé: ¿pero qué haces? ¡Si no eres escritor! Justo despúes compuse "You and me". Y me dije: ya está, cogeré esta canción que acabo de hacer y haré seis más. Pero tardé un año y medio muy largo por culpa de las inseguridades, etc... Es curioso como a veces te lías, tienes momentos espontáneos y guapos, te vuelves a confundir... A partir de esta experiencia, aprendí una disciplina, no preocuparse tanto. Ahora siempre me impongo una fecha de entrega de los discos. Siempre pienso: Jaume, para que no te vuelva a pasar lo que te pasó con el "7 songs ...", debes entregar las canciones a una fecha determinada. Pase lo que pase. Y si luego hay algún error, ya lo arreglarás en el siguiente disco. ¡Pero entregalo a tiempo!